Conoce el síndrome de legg calve perthes

Vota este articulo
(1 Votos)

 

Esta enfermedad es un trastorno en los niños en el cual la cabeza redondeada del hueso del muslo, conocida como cabeza femoral, deja de recibir irrigación sanguínea.  Esto provoca un colapso del hueso.

Cuando esto sucede, el cuerpo absorbe las células óseas muertas y las reemplazará con células óseas nuevas devolviendo, al paso de varios meses, la forma a la cabeza femoral del hueso del muslo. Este síndrome provoca dolor y rigidez en la articulación de la cadera durante.

Cuando este trastorno se presenta, el niño se queja de dolor en la cadera y se intensifica cuando realiza alguna actividad física.
Es muy probable que el dolor se presente en el muslo o la rodilla. En la mayoría de los casos, el niño cojea y manifiesta que el reposo le alivia el dolor.
Los síntomas de la enfermedad de legg cave perthes pueden parecerse a los de otros trastornos o problemas médicos de la cadera por lo que es necesario consultar a un ortopedista pediatra profesional que diagnostique correctamente lo que padece su hijo.

Este síndrome afecta generalmente a niños de tres a 12 años de edad, pero puede salir de este rango.

El primer síntoma es a menudo la cojera, normalmente indolora. Algunas veces, puede haber dolor leve que aparece y desaparece.
También puede presentarse dolor de rodillas, Dolor persistente en el muslo o en la ingle y Rigidez de la cadera que restringe sus movimientos


La enfermedad atraviesa cuatro etapas: 

1 - Ausencia de irrigación sanguínea a la cabeza femoral. Inflamación, rigidez y dolor en la articulación de la cadera y muerte del tejido óseo en algunas porciones del hueso. Al revisar las radiografías se nota que la apariencia de la cabeza femoral es menos redondeada.
Esta fase puede durar desde varios meses hasta un año.

2 - El cuerpo elimina las células óseas muertas y las reemplaza por células óseas nuevas y más sanas. La cabeza femoral comienza a tomar nuevamente la forma redondeada. Todavía hay irritación y dolor en la articulación.
Esta fase puede durar entre uno y tres años.

3 - La cabeza femoral continúa tomando su forma redondeada con tejido óseo nuevo. Esta fase puede durar de uno a tres años.

4 - Las células óseas normales reemplazan a las células óseas nuevas.
Esta última fase puede durar algunos años hasta completar el proceso de consolidación. 

 

Siempre será necesario acudir al ortopedista pediátrico para evaluar la enfermedad y el tratamiento.

Leido 739 veces

Búscanos en Facebook