Fracturas en niños.

Vota este articulo
(0 votos)

Una fractura es la ruptura del hueso sin importar el tamaño de esta. Las fracturas en niños tienen la facilidad de soldar en un periodo más corto que las fracturas en adultos.

 

Cuando se presentan fracturas en la infancia es muy importante atender de inmediato pues son especialmente graves debido a que el cuerpo se encarga de reunir cantidades extras de calcio para curar la fractura, esto hace que los huesos se vean más debilitados para un crecimiento posteriormente.  Su observación durante la rehabilitación tiene que ser continua para asegurar que la recuperación sea adecuada.

Todos corremos el riesgo de sufrir una fractura en algún momento y, aunque los huesos son duros y resistentes, si se mueven lo suficiente o si cae sobre una superficie dura, pueden agrietarse o romperse. El proceso de curación y el tiempo que este se lleve dependerá del tipo de fractura que haya sufrido el niño. Siempre el pediatra debe ser el que le diga cuales son los cuidados que se deben de seguir una vez que se ha intervenido al paciente.  Procure no recurrir a remedios caseros ya que el hueso podría no soldar o acomodar de la manera correcta.

Los niños constantemente están corriendo, saltando y moviéndose, por lo que los accidentes en la infancia son frecuentes. Por lo general las fracturas en niños se resuelven en poco tiempo y sin dejar secuelas y ocurren en fracciones de segundos por lo que se aconseja a los padres estar al pendiente de los niños en esta etapa. En comparación con el hueso maduro de los adultos, el hueso en crecimiento cuenta con una elasticidad mayor.

Esta elasticidad condiciona la aparición de fracturas que no se acompañan de ruptura completa del hueso. Debido a que no existe una ruptura completa, los síntomas observados en muchas fracturas en niños suelen ser de menor intensidad que los que se ven en adultos.

Aconsejamos practicar ejercicios para soportar su propio peso, fútbol, saltar la cuerda, caminata, todos estos ejercicios le ayudarán a fortalecer los huesos además de llevar una vida más saludable hablando tanto estética como psicológicamente y una buena alimentación.

Haga parte de la vida diaria de su hijo la actividad física, los alimentos sanos de todos los grupos ricos en vitaminas, calcio, minerales y proteínas. Añada leche en su desayuno en casa y en la escuela.

Establezca un buen ejemplo a través de lácteos como parte de su propia elección de alimentos diarios. Los requerimientos de calcio cambian durante su vida. La demanda del cuerpo para el calcio es mayor durante la infancia y la adolescencia, cuando el esqueleto está creciendo rápidamente, y durante el embarazo y la lactancia.

Signos y síntomas de una fractura en los niños

· Dolor o hinchazón en el área lesionada

· Deformación evidente de la zona lesionada

· Dificultad para utilizar o mover la zona lesionada de una manera normal

· Calor, moretones o enrojecimiento en la zona lesionada

Es importante que busque atención médica de un ortopedista pediatra si su hijo presenta alguno de los síntomas de una fractura.

Leido 793 veces

Búscanos en Facebook